Grupo Amicalia

Blog

Fran, Óscar y el alma de Alabaster

Beny Santamarina

“Como estar sentado en el muelle y dejar que el viento te vaya golpeando en la cara, cargado de salitre fresco”. Así me definía un buen amigo Alabaster después de haber pasado por allí y sentarse a comer. 

Mi amigo no me quiso decir qué fue lo que escogió de la carta porque, el muy inocente, me decía que lo mejor es dejarse caer de espaldas sobre la sorpresa. Sorprenderme yo, que conozco la carta del restaurante mejor que mi libreta de ahorro. No le dije nada porque tiene razón: Alabaster, aunque lo conozcas, nunca deja de sorprender. Y me fui.

Su filosofía, su ambiente, su modo de entender la cocina. Alabaster es todo eso. Y también su atmósfera. Su sala. Un espacio acogedor comandado por Óscar Marcos y Fran Ramírez. Fran y Óscar, los jefes de sala. Podríamos decir muchas cosas de ellos pero sólo hace falta escuchar a Madrid comentando que Alabaster ofrece “el mejor servicio de sala la ciudad”. Se conocen desde hace siete años y, de ser compañeros de pupitre en un curso de sumilleres, surgió esta realidad que ha conseguido el aplauso unánime de la capital.

Restaurante Alabaster

La clave del éxito de Alabaster, según comenta Óscar, es el equilibro entre la cocina, la sala y el servicio. Y también porque todo está perfectamente medido. Fran lo dice: “En la sala notas que todo está cuidado al detalle”. Gracias a esto y a un trato especial y sincero, el cliente de Alabaster se va siempre con la sensación de haber estado en un restaurante que está a la altura de los más grandes.

Hacednos un favor: echadle un vistazo a este video en el que Fran y Óscar descubren el alma de Alabaster, el lugar que siempre sorprende.

próximo puesto

Atrás puesto

Deja tu comentario

© 2017 Grupo Amicalia